sábado, 13 de diciembre de 2014

Game Over Ralph

Vivió mucho. Tuvo la suerte de ver germinar y evolucionar sus ideas. Ralph Baer, el inventor de Ping-Pong electrónico y padre de las consolas hogareñas de video juegos, falleció el 6 de diciembre pasado a los 92 años.

Baer había emigrado a los 11 años con su familia desde Alemania hacia Estados Unidos, poco antes del inicio de la segunda guerra mundial. Cuando tuvo edad, estudió una tecnicatura en reparación de equipos de radio. Más tarde se enroló en el ejército y fue destinado a los cuarteles de los servicios de inteligencia que los aliados tenían en Londre. Al finalizar la guerra y regresar a su país, cursó estudios superiores de Ingeniería en Televisión en Chicago.

Trabajó en mantenimiento y diseño de equipos electrónicos para diversas industrias pero estando en Sanders Associated, una empresa que entre otras cosas era constratista del ejército de los Estados Unidos, dió curso de manera discreta a una idea que venia postergando: el desarrollo de un dispositivo de juegos hogareños conectable a un televisor común. En 1967, junto a los asistentes Bill Harrison y Bill Rush, tuvo listo el primer prototipo de la llamada "Brown Box". La consola incorporaba el pong y un juego de puntería que contaba con la posibilidad de interactuar con un rifle sensible a la luz para apuntar a objetivos en pantalla. Tuvo que justificar el tiempo invertido en forma secreta, blanqueando su proyecto en la empresa. Algunos directivos se mostraron entusiasmados, pero el promedio del directorio percibió que se trataba de un invento carente de seriedad y utilidad. La Brown Box nuevamente quedó relegada hasta el año siguiente, momento en el cual Baer presentó la consola a empresas como RCA, General Electric y Magnavox. Pero fue esta última la que pensó en un futuro para el invento y negoció  con Sanders Associated el inicio de la producción de la consola para la venta al público bajo el nombre de Oddysey.
El resto de la historia tiene ribetes  anecdótico: la consola sólo se comercializó en determinados puntos de venta, limitando el acceso al público; las publicidades no eran muy claras y daban lugar a interpretar que la Oddysey sólo funcionaba con televisores Magnavox; y para finalizar, en 1972 la consola empezó a venderse al público y en una de las demostraciones, la curiosidad de Nolan Bushnell registraba todo ante sus ojos y con sumo detalle. Tanto detalle capturó, que sintetizó la piedra basal de la fundación de Atari con la máquina Pong. Hubo problemas legales entre Baer y Atari por problemas de copyright que fueron resueltos ante la justicia de manera favorable al inventor original. No obstante, años más tarde Baer tuvo un gesto de devolución con Atari, tomando la idea del juego de secuencias auditivas y lumínicas 'Touch-Me', para crear el legendario Simon.

Rudolph Heinrich Baer, el nombre real de Ralph patentó más de 150 ideas mayormente orientadas al uso de lo que hoy se conocería como multimedia y entretenimineto. Además de haber inventado la consola de video juegos hogareña,  métodos para transmitir señal de video y datos utilizando los primeros microprocesadores, una interfaz para utilizar discos SelectaVision (precursor del DVD) con juegos interactivos para Coleco Adam, libros con capacidad de grabación de audio para que los chicos que estuviesen aprendiendo a leer hicieran sus primeras prácticas y pudieran escucharse y muñecos de peluche interactivos con voz y capacidad de reproducción de video. La lista sigue y puede consultarse en el sitio web personal de Ralph, junto con la menciones honoríficas y las colecciones de documentos y prototipos de dispositivos que donó en 2006 al museo Smithsoniano en Washington.